Justin Bieber, sí, el mismo Justin Bieber por el que medio planeta cantó «Baby, baby, baby…», confesó en una entrevista para Vogue que dejó de tener relaciones sexuales durante un año antes de contraer matrimonio con la reconocida modelo Hailey Baldwin. La pareja tuvo una boda secreta en septiembre del 2018, pero solo hasta ahora Bieber reveló que había optado por el celibato ya que quería «honrar a Dios».  

Hailey Baldwin y Justin Bieber aceptaron ser la portada para la edición de marzo en la revista Vogue USA. En el amplio reportaje que se realizó, el joven artista de 24 años afirmó: «A veces la gente tiene sexo porque no se siente suficientemente bien. Por su falta de valor propio. Quise rededicarme a mí mismo hacia Dios de esa manera porque realmente creí que era lo mejor para el estado de mi alma. Y creo que Dios me bendijo con Hailey como resultado. Hay ventajas. Te ves recompensando por el buen comportamiento».



La castidad vista como un regalo de Dios

Justin afirmó también que el llamado de Dios a la castidad consiste en liberar a las personas de ser esclavos de sus propias pasiones. «Dios trata de protegernos del dolor y pienso que el sexo puede causar mucho dolor». El inesperado cambio en el estilo de vida del artista ha sorprendido no solo al mundo del espectáculo, sino también a sus fans, quienes estaban acostumbrados a ver recaer al artista en su adicción a las drogas.



«Soy emocionalmente inestable. Lucho por encontrar la paz y Hailey me da la seguridad que siempre he buscado». Añadiendo: «El sexo prematrimonial a menudo sirve como una muleta para las personas que compensan la falta de autoestima percibida». La estrella pop aseguró haber querido «rededicar» su cuerpo a Dios para limpiar su alma y agregó: «Con el estilo de vida que vivo, todo es incierto. Necesito algo que sea seguro y Hailey es lo que necesito».

Inseguridades, miedo, ansiedad y tristeza

Muchos creen que la fama lo da todo, felicidad absoluta, paz, una vida sin problemas y aparentemente perfecta. El testimonio de Justin y Hailey nos recuerdan una vez más que todos somos frágiles, que todos podemos ser lastimados y que todos podemos sentir miedo o frustración. La fama no actúa como un antídoto contra el dolor.

«Tengo 22 años, y la verdad es que no importa lo sorprendente que pueda ser la vida desde fuera, lucho. Soy insegura, soy frágil, me duele, tengo miedos, Tengo dudas, tengo ansiedad, me pongo triste, me enojo. He tenido más días de los que puedo contar en los que me encontré desplazándome por Instagram comparándome, comparando mi apariencia, sintiendo que no soy lo suficientemente buena y siento que me faltan muchas cosas y realmente lucho por tener confianza en quién soy. Porque constantemente siento que no soy lo suficientemente buena. Cada día es una batalla de confianza para mí», explicó Hailey. 

Y para rematar con la sorprendente confesión, Justin Bieber aseguró: «¡Dios nos hizo individuos por una razón, con nuestra propia belleza, nuestras propias personalidades y nuestra propia historia, porque hay un plan y propósito específico para cada uno de los seres humanos creados y Él no comete errores!»