El video que les quiero compartir me ha parecido muy llamativo, en cierto sentido hasta algo cómico, pero lleno de sentido. Creo que puede servirnos para reflexionar sobre cómo va el rumbo de nuestra vida, tanto personal como espiritual.

*Puedes activar los subtítulos en español dando click en la parte inferior donde está el engranaje «ajustes»



Ser siempre jóvenes, ser como niños

A menudo, con el pasar de los años, por diversos factores, se nos olvida que todos fuimos niños alguna vez. Hay quienes desean dejar de ser como niños (o jóvenes), para «crecer-madurar» y poder tomar sus propias decisiones.



¿Será que esto es del todo bueno? Pienso que cada uno tiene muchas experiencias y opiniones que pueden ayudar a responder esta pregunta.

Jesús nos hace un llamado a ser como niños, «porque de los que son como ellos, es el Reino de los Cielos» (Mt 19,14), es decir que necesitamos ser sencillos, personas que con las manos abiertas reciban, sin merecimiento, el Reino de Dios.

¿Qué es el Reino de los cielos?

«Donde la bondad de Dios acontece, allí está el cielo». Por tanto, el Reino de los Cielos es ese que podemos acoger al ser como niños, no es nada más que la bondad de Dios que actúa en el mundo.

En el vídeo, vemos que una de las cosas que el hombre mayor extraña de ser niño, es poder jugar y dejar volar la imaginación. Es allí donde vemos plasmada la bondad de un niño que jugando e imaginando manifiesta su ser, sin ocultar quién es en realidad. Allí está el secreto, ser como niños es no tratar de ocultar a Dios quienes somos en verdad y desde nuestra particularidad, buscar ser felices y hacer felices a los demás.

Cuál es nuestra felicidad, sino es la persona de Jesús, «Jesús en el sentido más propio, es el Cielo».

Mantener amigos es mantener la vida

El mismo Jesús tenía amigos, y sentía un amor tan profundo por ellos, que llegó a derramar lágrimas cuando ellos pasaban alguna dificultad (por ejemplo: Jn 11, 35-37).

Cuán importante es para toda persona el sentirse apoyada, respaldada y acompañada por otros. Un amigo es un tesoro, más importante aún para el cristiano pues a imagen de Jesús, está llamado a caminar con los demás hacia la vivencia de la felicidad que solo se encuentra en hacer la voluntad del Padre.

Todo esto, se logra al ser como niños, ellos que reciben con manos abiertas todo aquello que sus padres les dan, que se saben necesitados de sus padres y en la mayor sencillez posible aceptan toda bondad por pequeña que sea, nos enseñan a abandonarnos confiadamente en la benevolencia de Dios nuestro Padre.

Recuerda compartir este post con tus amigos y preguntarte a ti mismo ¿Qué te hace feliz?, ¿qué estás haciendo en este momento para alcanzar la felicidad?, ¿te preocupas por hacer feliz a otros? 😉