”banner_academia”

Cuántas veces no te ha pasado que dejaste en visto ese mensaje de tu amigo que te decía que se vieran. O esa vez en que no quisiste contestar esa llamada de algún familiar, o que no te diste tiempo para tener un rato diferente con tu pareja. ¿Te suena familiar?

¡Seguro que muchas veces! Siendo sinceros, te diría que lo primero que pasa por mi cabeza es un «estoy súper ocupado», o «llego cansadísimo a casa». Y es verdad, las excusas son lo primero que sale de la boca cuando no quieres compartir tiempo con los demás, incluso se utilizan cuando se quiere evitar a Dios.

Un comercial de «Stella Artois», la marca de cerveza originaria de Bélgica, hace tomar consciencia de esta realidad que muchas veces ocurre. Decidieron hacer una campaña en la que alentaron a las personas a no cancelar sus planes, y darle tiempo a los amigos o pareja para juntarse a tomar una cerveza. Y esto mismo es lo que podríamos hacer con Dios, no cancelarle los planes.


”banner_academia”

Todos cancelan planes, es tan fácil

Basta un simple mensaje de texto, una excusa, para posponer una y otra vez a ese amigo, a ese familiar. Dejando pendiente esa conversación con un «ya nos veremos más adelante», «la próxima semana quedamos» o el tan popular «yo te aviso».

La publicidad enseña a los protagonistas, y a ti y a mí, que puedes arrepentirte de cancelar planes. Pero nunca te arrepentirás de esos momentos que pasas en buena compañía. Y justamente el café donde se desarrolla el comercial, acepta un tipo de moneda diferente: El tiempo juntos.

«Pasar tiempo juntos es el tipo de moneda más valiosa, por eso hemos pagado su comida», menciona el mesero. Lo cual da un toque de atención, pues realmente todos tienen vidas ocupadas, todos tienen que cancelar planes algunas veces por motivos reales. Pero no puedes permitir que pasar tiempo de calidad con tus seres queridos, amigos y familia, se convierta en una costumbre.

Tu tiempo y compañía pueden cambiarlo todo

Nunca sabes por lo que puede estar pasando la otra persona que te pidió verse para tomarse una cerveza o un café, o ese familiar que te está llamando. A veces simplemente escuchar, es una gran ayuda. Puede pasar también que esa conversación te renueve, te dé más motivación y fuerzas para el día a día.

La amistad y el cariño por los seres queridos pueden ser fortalezas si las construyes con sinceridad, entrega y comprensión. C.S. Lewis decía que: «La amistad nace en el momento en que una persona le dice a otra: ¿Cómo? ¿Tú también? Creí que era el único». Enfatizando que la empatía es esencial en tus relaciones.

No más excusas para Dios

Y no olvides, a aquel a quien más se le ponen excusas para no visitarlo, para no conversar con Él y que a pesar de todo, te conoce mejor que nadie: Dios. Si se te hace difícil darle tiempo a tus amigos, cuánto más abundan los pretextos para pasar tiempo con Dios, especialmente ahora en Cuaresma que tienes la oportunidad de acompañarlo en su dolor.

Es importante que valores el tiempo que Él te pide, el tiempo que puedan pasar juntos. Darle espacio en tu ocupada agenda. Nadie más que tú mismo, lo necesita por sobre todas las cosas. No dejes que las ocupaciones y preocupaciones de la vida, ahoguen esa sed de amistad con Jesús que tienes. Al fin y al cabo, Él es el mejor amigo que puedes tener.

Dios siempre te está buscando

No olvides que también te busca, a través de los detalles más pequeños. En la misa, en ese momento de oración, y por qué no, en la reunión con tu amigo, en la llamada de tu familiar. Él está presente además en esa persona que busca tu ayuda, y también en aquella que te brinda su mano.

«Es nuestra amistad con Dios, donada desde Jesús, una amistad que cambia nuestra vida y nos colma de entusiasmo, de alegría». (Audiencia general del Papa Francisco, 4 de junio de 2014).

tiempo, Y si Jesús te invitara a tomar una cerveza, ¿también le negarías tu tiempo?