La vida de la Madre Teresa de Calcuta fue extraordinaria: su generosidad, su lucha incansable por la justicia, su amor y cuidado hacia los más pobres entre los pobres y su sencillez en sus palabras y sus actos.

Pero lo que más me conmueve de su vida no es solo su capacidad de ver el sufrimiento en el mundo, sino su valentía al vivirlo en carne propia, adentrándose en las realidades más dolorosas como lo son la enfermedad y el abandono.


El artículo continua después de la publicidad:

«La mayor enfermedad de Occidente hoy no es la tuberculosis o la lepra; es no ser querido, no ser amado y que nadie se preocupe por ti. Podemos curar las enfermedades físicas con la medicina, pero la única cura para la soledad, la desesperación y la falta de esperanza es el amor».

El 4 de septiembre del 2016, el Papa Francisco elevó a la Madre Teresa a los altares y queremos invitarlos, a través de esta infografía, a recorrer el camino espiritual de esta gran mujer, una santa de nuestro tiempo. Que sepamos seguir se ejemplo y busquemos sanar las enfermedades del mundo con el amor de Dios.

Camino


El artículo continua después de la publicidad:


Publicidad: