“Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20)