Viste tus tragedias como armaduras