Vino a pagar nuestra deuda