Una vez un establo tuvo algo que era más grande que el mundo entero.