Somos a menudo carpinteros de nuestras propias cruces San Felipe Neri