Si tu Dios te deja hacer lo que quieras, entonces tu Dios eres tú.