Si la tierra que pisó Jesús es santa, imagínate el vientre que lo trajo