Lo que nuestros primeros padres perdieron, lo trajo de regreso Cristo con su muerte y resurrección.