“Para mí la vida es Cristo y la muerte una ganancia” (Flp 1, 21)