No recibir la comunión es como morir de sed junto a un manantial. San Juan María Vianney