No hay lugar más alto que vivir la humildad a los pies de Jesús.