No digas que Dios no te habla si tu Biblia está cerrada