Los sacerdotes son como los aviones