Lo que en realidad importa es lo que dejamos que Dios haga en nosotros, Fulton Sheen