La oración es nuestra relación con Dios