La Biblia es el único libro donde el Autor está enamorado del lector