“Hijo, si te acercas a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba” (Eclesiástico 2, 1)