“Es preciso que él crezca y que yo disminuya” (Jn 3, 30)