El sagrario favorito de Dios