El mal no tendrá la última palabra, Papa Francisco