El cristiano debe ser un “Aleluya” San Agustín