Dios necesita nuestra obediencia antes que nuestro entendimiento