Dios me llamó a ser fiel, Madre Teresa