De nada sirve estar en la luz al que tiene los ojos cerrados