Antes de actuar, imagínate a Jesús a tu lado