¡Hola familia, les mando un abrazo muy fuerte! Muchos católicos nos sentimos frustrados porque no podemos salir de casa a misionar. Muchos solíamos predicar en retiros, otros íbamos con carteles esperanzadores por los semáforos, otros llevábamos almuerzos a nuestros hermanos que viven en las calles, otros íbamos a albergues a ayudar con las labores de limpieza, en fin.

¡Ánimo! Cada día que pasa es un día menos para volvernos a encontrar. Mientras tanto, deja que ese fuego que llevas dentro encuentre nuevas formas para compartir las buenas noticias del Evangelio. ¡Y atrévete a sumergirte en la aventura de evangelizar por WhatsApp!

Hoy te propongo una experiencia sencilla. Solo necesitas tu celular y abrir tu WhatsApp. La idea es que mandes unos audios con las indicaciones que leerás a continuación.

Pero primero, recuerda orar y pedirle al Espíritu Santo que afine tu corazón para que puedas amar como Jesús. Luego, manda con mucha valentía tu audio. Finalmente, dale gracias al Padre Nuestro por convertirte en esperanza para mucha gente.

Audio #1 Piensa en alguien que admires mucho

¿Cómo evangelizar por WhatsApp? 3 ideas infalibles

Una de mis grandes conclusiones después de trabajar con comunidades de varios países es que a la persona que más criticamos, es a nosotros mismos. Nos damos muy duro, nos flagelamos diciéndonos que «no somos capaces», que «todo lo hacemos mal», que no «aprenderemos nunca», que «no somos suficiente». Y eso nos convierte en personas con una autoestima por los suelos.

Lo peor es que pensamos que eso nos hace humildes. ¿Perdón? ¡Nada más falso que eso! Al contrario, es menospreciar la valiosa creación de Dios que somos tú y yo. Pero te aseguro que esto no solo te pasa a ti. También hay mucha gente a tu alrededor que le cuesta ver lo valioso que es.

Por eso, el primer reto será mandarle un audio de máximo tres minutos a una persona que admires mucho. Dile por qué la admiras. Quizá es por su capacidad de salir adelante, por su forma de cuidar a sus amigos, por su perseverancia en sus estudios, por su compromiso con la pastoral, por su creatividad, por su talento para escuchar a los demás, etc.

Dile todo lo que salga de tu corazón, recuérdale lo valioso que es para Dios. Quizá esta persona se está «dando duro con las autocríticas».

Este audio puede ser la mejor noticia que pueda recibir. Evangelizar por WhatsApp puede convertirse en toda una aventura para ambas partes, tanto para el que envía el audio como para el que lo escucha.

Audio #2 Piensa en alguien que te evangelizó

¿Cómo evangelizar por WhatsApp? 3 ideas infalibles

Muchos catequistas hoy se sienten lejos de la Iglesia. Quizá se sintieron sin fuerzas para seguir o simplemente porque les hicieron creer que Dios solo los amaría si vivían sin cometer errores. ¡Esto no es real! Dios no nos quiere por lo que hagamos, nos quiere por lo que somos.

La buena noticia es que aunque muchos piensen lo contrario, Dios sigue apostando por ellos. Los acompaña en cada paso que den porque sus promesas no tienen fecha de vencimiento.

Por eso, el segundo reto será mandarle un audio de máximo tres minutos a una persona que te haya evangelizado y que ya no se sienta tan cerca de la Iglesia. Dale las gracias, dile todo el bien que te hizo, dile todo lo que significó para tu vida esa charla, esa conversación, esa experiencia comunitaria.

Recuérdale lo que Dios piensa de sus hijos. Hazlo con el corazón. ¡Vamos!

Audio #3 Piensa en alguien que te ayudó mucho

Una de las formas más bellas de alabar a Dios es vivir en actitud de agradecimiento constante. A veces nos olvidamos de agradecer porque damos por hecho que las personas nos «tienen que ayudar» porque son nuestras padres, hermanos, amigos, etc.

Cuando no lo hacen, nos enfadamos mucho, pero cuando sí nos ayudan, a veces se nos puede olvidar el darles las gracias. El tercer reto será mandarle un audio de máximo tres minutos a una persona de tu vida que te haya ayudado mucho.

Quizá uno de tus padres, algún amigo de tu infancia, un compañero de trabajo, un jefe que marcó tu historia, un profesor de la universidad, un sacerdote amigo, etc. Usa las palabras más bellas que te regale tu corazón, dile lo agradecido que estás por todo lo recibido.

PD: ¡Recuerda decirle que le das muchas gracias a Dios por su vida!

¡Deja que fluya la creatividad!

Manda todos los audios que quieras: a un profesor de tu infancia, a un familiar que esté enfermo, a un amigo que vive en el extranjero, a un sacerdote amigo, en fin.

Haz este ejercicio con todas las personas que quieras. Acuérdate de orar primero para que afines tu corazón con el de Jesús.

Cuéntanos en los comentarios si evangelizar por WhatsApp es lo tuyo o si se te ocurre otro tipo de audio para alegrar el corazón de otros. ¡Qué Dios te siga convirtiendo en buena noticia para tu gente!