holywins

Desde hace unos años, en varias parroquias a nivel mundial, se organiza una fiesta que tiene lugar la noche del 31 de octubre como víspera de la celebración de todos los santos. Precisamente como preparación para la solemnidad del 1 de noviembre. Esta es la propuesta HolyWins (la Santidad Vence), una celebración para compartir y «disfrazarse» del santo favorito.

Un ambiente lleno de juegos, testimonios, dulces. Todo con la intención de promover y conocer la vida de los santos que dejaron una huella imborrable en esta tierra. Santos que aún hoy siguen impactando vidas con su testimonio.

Nos muestran la forma en que ellos, desde sus talentos, capacidades, inteligencia y época, nos enseñan cómo se vive desde la propuesta que Jesús vino hacernos.

Según datos de la arquidiócesis de España, esta celebración nació en París en el año 2002 con la intención de reforzar la fiesta cristiana, en vista de que las celebraciones de Halloween se han popularizado por todo el mundo y no tienen nada que ver con lo que como cristianos celebramos: el amor, la vida y la santidad. Es por esto que el juego de palabras HolyWins es algo intencional, que no se ha dejado al azar.

¿Qué es eso de la celebración de todos los santos?

La fiesta de todos los santos la celebramos cada 1 de noviembre y se trata de todos aquellos que ya nos han precedido y que ahora comparten el triunfo y la gloria eterna junto a nuestro Señor Jesús. ¿No crees que es algo maravilloso para conmemorar y celebrar?

Celebramos a todos los santos, los que han sido reconocidos, los que no y los que están en ese camino «hacia los altares»; y que con su vida ejemplar en la tierra, asumiendo su propio estado de vida, con sus habilidades y carencias, nos muestran cómo es seguir la senda que fue trazada por Jesús. Una aventura que como cristianos todos queremos recorrer.

Qué bonito es dejarnos contagiar de la sabiduría y el ejemplo de todos ellos. Para, finalmente, centrar nuestra mirada en que, en su momento, podremos sentarnos a los pies del maestro y vivir en plenitud, gracia, amor y santidad.

HolyWins: ¡La santidad vence a la oscuridad!

holywins

¿Y qué tiene esto que ver con Halloween y el 31 de octubre? La realidad es que la palabra Halloween es la abreviatura de la expresión «All hallow’s eve» (víspera de todos los santos). Sin embargo, las celebraciones que se hacen hoy en día a nivel mundial resaltan la cultura del miedo, del horror y la oscuridad, y no la santidad. Si estamos iniciando en el camino cristiano, toda esta información puede resultar demasiado reveladora o, por el contrario, un poco confusa.

Aunque muchos de nosotros hemos leído acerca del origen de esta fiesta, así como los sucesos reales que ocurren en la noche del 31 de octubre y que no podemos ignorar, más que entrar en el debate y ahondar entre celebrar, disfrazarse o no – y especialmente plantearnos la idea y luchar en casa con el hecho de que disfrazar a nuestros niños de superhéroes o de sus personajes favoritos en sí mismo no tiene nada de malo – el mensaje real que debe instalarse en la mente y en el alma es que la santidad vence porque Jesús, el perfecto amor, ha vencido la muerte y ese es realmente el signo de nuestra celebración.

A estas alturas, con la rapidez y «desechabilidad» de este mundo, debatir sobre el 31 de octubre puede llegar a encasillarnos. Encerrarnos entre «los buenos y los malos». «Los que celebran y los que no».

¡Comuniquemos a Jesús, nuestro Salvador!

Lo verdaderamente urgente es comunicar abiertamente que Jesús, nuestro Salvador, ya ha vencido y resucitad. Su amor inagotable está disponible para todos los que deseen acercarse a conocerlo y que es un regalo aceptar su propuesta de amor y santidad. Por eso, conocer e inspirarnos con la vida de personas que se han dejado amar por Él nos llena a nosotros de confianza y optimismo de que es posible vivir a la manera de Jesús.

¿Será que yo, como cristiano, conozco lo suficiente de la vida de los santos? Los santos han caminado sus propias vidas con amor, entrega y también con esfuerzo y disciplina. Caminan con las situaciones propias del día a día, teniendo la mirada puesta en Jesús y no en las situaciones retadoras y en sus circunstancias particulares.

¿No será esto más inspirador que los superhéroes ficticios y las hadas con las que disfrazamos a nuestros hijos? Es algo que yo, hoy como madre, también me cuestiono. Y todo esto no es con el ánimo de recriminarnos, por el contrario. Es con las ganas de motivarnos para promover todas aquellas vidas reales que hicieron cosas maravillosas y genuinas.

HolyWins como oportunidad de inspirarnos con el anhelo de ser santos

Es con la intención de inspirarnos mucho más en el anhelo de ser santos. Así como nos hemos inspirado en su momento por la disciplina de los deportistas y los logros que otros genios del mundo han conseguido en este mundo terrenal.

Qué bueno es promocionar entonces esta fiesta de HolyWins no solo en nuestras iglesias y colegios católicos. También en nuestras propias casas y pequeñas comunidades familiares. Así, un día no muy lejano será una fiesta tan altamente popular que enamore con todo el esplendor que este tema se merece.

«La tristeza es dirigir la mirada hacia uno mismo, la felicidad es dirigir la mirada hacia Dios.» Beato Carlo Acutis