”banner_academia”

Buscar un nuevo propósito no siempre es fácil, pero tranquilo, aquí estamos para ayudarte. Este comercial de fin de año de la lotería de los países bajos, más que enfocarse en la promoción de sus billetes, se centra en resaltar la riqueza de la ayuda mutua (que puede sumarse a tu lista de metas). Y lo hace sirviéndose de la figura de un tierno erizo llamado Freddie y de un hombre mayor al que le sobra bondad en el corazón.

El video muestra a Freddie cruzando una carretera por la noche. Su rescatador está en camino para ver si tiene el boleto ganador de la lotería y milagrosamente logra evitar golpear a Freddie con su vehículo. Pero en lugar de irse luego de casi atropellarlo esa lluviosa noche, se detiene para llevar a Freddie a su casa y ayudarlo con su recuperación. En las fiestas de fin de año, ambos encuentran la felicidad de ayudarse mutuamente.

Luego de ver este hermoso video quiero compartir contigo algunos puntos que debemos reflexionar en este comienzo de año, y que seguramente te ayudarán a recordar que en lo simple está la verdadera riqueza. Si aún no tienes un propósito claro para este año que apenas empieza o tu lista de metas no tiene buena pinta, deja que Freddie te ayude.


”banner_academia”

¿Caridad o marketing?

Los seres humanos somos demasiado visuales, y por decirlo de alguna manera, somos muy sentimentales, y es por esto que una imagen, una foto o un video… nos conmueven y nos llevan a hacer determinadas cosas. Nada de eso está mal, lo erróneo consiste en darle mayor importancia a la imagen que al hecho.

Me refiero a hacer «marketing de caridad», buscar hacer una promoción de caridad, mostrando nuestras buenas acciones como trofeos. Llegando a sentir que si no son valoradas y aplaudidas por los demás (nuestros amigos o familiares), pierden importancia.

Un propósito para este nuevo año podría ser el de hacer actos de caridad. Ayudar a otros sin la necesidad de ser reconocidos, en la simpleza del silencio, pensando en cómo Dios diariamente actúa en nuestras vidas generando miles de bondades y prodigios. Todo desde un absoluto silencio cargado de amor.

¿Estamos viviendo una caridad silenciosa o llena de ruido? Una frase muy escuchada entre la gente es que el mal hace ruido y el bien hace silencio, lo que nos llevaría a preguntarnos, ¿no será que el marketing le resta belleza a mis acciones?

Ayudarnos mutuamente enriquece el corazón

En el video se nos presenta a un hombre que busca comprar el boleto de la lotería para fin de año. Él va concentrado en su posible fortuna venidera, en un futuro más acomodado, por decirlo de alguna manera. Pero sorprendentemente se topa con Freddie, que al final de la historia termina siendo su mayor regalo.

Elegir la caridad le permitió enriquecer su corazón, su decisión de ayudar a un erizo hizo que su fiesta de fin de año se llenara del cariño y compañía de un pequeño animalito. Una decisión pequeña como la de apoyar a otra persona, puede hacer que nuestra vida se llene del amor verdadero. Me atrevería a decir que si tienes el bolsillo vacío pero el corazón lleno de alegría por los efectos de la caridad sincera, eres millonario.

Revisa tu propósito para este nuevo año

Normalmente acostumbramos hacer una lista de metas, sueños, propósitos y anhelos para el año que comienza. Pero qué tal si hacemos el ejercicio de tachar en la lista cada uno de los ítems que tienen algo que ver con cosas materiales, y nos fijamos cuántos de ellos no pertenecen a este grupo.

No tiene nada de malo el desear mejoras en nuestras casas, comprar el carro que tanto hemos soñado, y luchar por todo aquello que nos hace más fácil el diario vivir. Pero nunca olvidemos que es más importante lo que hay en el corazón que lo que hay en la billetera.

«Lo esencial es invisible a los ojos» diría El Principito, que este sea un propósito para el año que empieza. Reconocer lo esencial en cada momento de nuestras vidas. Todo esto es un camino que se debe recorrer paso a paso cada día. Te invito a hacer de la caridad tu propósito de este año y a emprender esta aventura de la mano de Dios.

propósito, La hermosa historia de este erizo me ayudó a encontrar el mejor propósito para este año