Hace unas semanas estaba  hablando con unos amigos sobre cómo veíamos el mundo, la sociedad, la Iglesia, y surgían comentarios de desesperanza, en su mayoría negativos. Sentí mucha tristeza porque como cristianos no podemos permitir que nos arrebaten la esperanza.

Esta canción, que es un cover de Michael Jackson hecho por Maati Baani, puede ayudarnos a recuperar esa esperanza perdida. A pesar de que la canción original fue publicada en 1991, me pareció muy actual, creo que nos interpela a todos, especialmente a nosotros como católicos.



Estos son algunos puntos en los que me gustaría reflexionar después de haber escuchado la bellísima interpretación que hicieron estos niños.



Esta canción habla del Reino de los Cielos

Sí, porque habla de un lugar donde hay amor, paz, fraternidad, justicia, donde no hay miedo. Nosotros sabemos perfectamente que un mundo así es posible con la presencia de Jesús entre nosotros. Es posible cuando dejamos que entre en nuestra vida y nos dejamos moldear por Él, y como consecuencia cambiamos los ambientes donde vivimos, ese el Reino de los Cielos.

Esperamos «que venga a nosotros tu Reino»

El Reino de los Cielos es el sueño de Dios Padre para todos, y al ser sus hijos también llevamos en nuestro corazón el sueño del Padre. Por eso nos duelen las injusticias, la violencia, las guerras, la discriminación, nos entristece ver cómo las personas tienen que emigrar de su país buscando una vida mejor. Porque en nuestro interior sabemos que todo podría ser diferente, aunque muchas veces nos acostumbramos a la realidad, la normalizamos, y escuchamos voces que nos dicen que es una utopía cambiar el mundo.

El Reino de Dios está cerca

Entonces, ¿es posible este Reino? Sí, es posible porque está cerca, ya llegó y está llegando. Porque este Reino se va construyendo cada día, cada minuto, en cada continente, país, ciudad y rincón de este mundo. Y la buena noticia es que nosotros lo construimos con nuestras decisiones, desde las más simples hasta las más complejas. Cada uno de nosotros está llamado a ser constructor del Reino de Dios desde cualquier ámbito, desde nuestra familia, nuestro grupo de amigos, nuestra profesión, nuestra parroquia, nuestro estudio, nuestra vocación.

El Reino se construye desde la oración y la fraternidad

La oración es esencial, es el lazo divino que nos permite conocer a Dios. Allí Él nos revela quiénes somos y cuál es su plan para nosotros. Siguiendo ese plan es como construimos su Reino.

Siento que nos hace falta entender profundamente que somos hermanos en Cristo, somos parte del mismo Cuerpo de Cristo. Y como partes de un mismo cuerpo, no podemos sobrevivir separados. ¿Dónde vieron un pie caminando solo por la vida? Estamos hechos para necesitarnos entre nosotros.

Nuestros actos, aunque sean chiquitos tienen consecuencias que no llegamos a dimensionar: El amor que ponemos en lavar los platos le puede llegar a la persona que está sufriendo en medio oriente, ¿Cómo es eso? Esto sucede porque somos partes de un mismos cuerpo. El Papa dice en EG 279:

«Uno sabe bien que su vida dará frutos, pero sin pretender saber cómo, ni dónde, ni cuándo. Tiene la seguridad de que no se pierde ninguno de sus trabajos realizados con amor, no se pierde ninguna de sus preocupaciones sinceras por los demás, no se pierde ningún acto de amor a Dios, no se pierde ningún cansancio generoso, no se pierde ninguna dolorosa paciencia. Todo eso da vueltas por el mundo como una fuerza de vida».

Hacerse como niños para entrar en el Reino de los Cielos

El videoclip es muy providencial, porque aparecen niños cantando y tocando diferentes instrumentos. Jesús nos dice que seamos como niños porque hay que aceptar que estamos en proceso, estamos creciendo. Tenemos que vivir sabiendo que no tenemos todo resuelto, dependemos de nuestro Padre Dios, la confianza en Él nos ayuda a ver nuestro futuro y el futuro de todos con esperanza.

Hay que abrazar las diferencias y desterrar los prejuicios. Somos de distintos países, distintas culturas y cada uno tiene distintos dones para ofrecer. Como aparece en el video: algunos tocan la guitarra o cantan, otros tocan la batería, el piano, el bajo. Pero todos lo podemos hacer con amor, desde la oración y la fraternidad, así es como se sana al mundo, y llega el Reino.

Les dejo la letra de la canción traducida. Espero que les sirva para reflexionar solos y en grupo. ¡Ánimo, la esperanza no está perdida!

Hay un lugar en tu corazón

Y sé que es amor

Y este lugar podría ser mucho

Más brillante que  el mañana

Y si realmente lo intentas

Encontrarás que no hay necesidad de llorar

En este lugar sentirás que

No hay dolor ni pena

Hay formas de llegar allí

Si te preocupas lo suficiente por los vivos

Haz un poco de espacio

Hacer un lugar mejor

Sana el mundo

Haz que sea un lugar mejor

para ti y para mi

Y  para toda la raza humana

Hay gente muriendo

Si te preocupas lo suficiente por los vivos

Haz que sea un lugar mejor

para ti y para mi

Si quieres saber por qué

Hay  un amor que no puede mentir

El amor es fuerte

Solo se preocupa de dar alegremente

Si lo intentamos, veremos

En esta dicha no podemos sentir

Miedo o terror

Dejamos de existir y comenzamos a vivir

Entonces sentimos que siempre

El amor es suficiente para que podamos  crecer

Así que haz un mundo mejor

Haz un lugar mejor

Y el sueño en el que fuimos concebidos

Revelará una cara alegre

Y el mundo en el que una vez creímos

Brillará nuevamente en gracia

Entonces, ¿por qué seguimos estrangulando la vida?

Hiriendo esta tierra, crucificando su alma

Aunque es fácil de ver

Este mundo es celestial,

Sé el resplandor de Dios!

Salva a este mundo tan precioso, tan bendecido y querido;

Protege su belleza y esplendor, no dejes que eso desaparezca.

Conserva nuestros animales y plantas, y la humanidad también;

para que nuestras generaciones futuras puedan tener una historia que contar.

Protégenos del mal y difunde la palabra del bien;

de paz, amor, justicia, virtud y hermandad.

Porque solo tenemos una tierra, y no podemos desperdiciar nuestra patria;

así que vamos a movernos como una fuerza, ¡creo que es hora de tomar una posición!

Podríamos volar tan alto

Nunca dejes que nuestros espíritus mueran

En mi corazón, siento que todos ustedes son mis hermanos

Crea un mundo sin miedo

Juntos lloramos lágrimas de felicidad

Mira a las naciones convertir sus espadas en arados

Realmente podríamos llegar allí

Si te preocupas lo suficiente por los vivos

Haz un poco de espacio

Para hacer un lugar mejor