Hay videos en Youtube para todos los gustos. Algunos buenísimos, otros francamente malos, y otros en los que nos quedamos pensando… ¿Qué habrá querido decir este video? ¡El de hoy es uno de estos últimos casos! ¿Qué habrán querido reflejar los autores de este corto al hacer un video tan extraño? En la descripción de «The Makeover» o «Cambio de Imagen», mencionan que trata de una mujer joven que recibe una ayuda inesperada al limpiar su apartamento. ¿Cómo se puede relacionar esto con mi matrimonio?, ¿ya estás confundido? ¡Comencemos viendo esta historia!

Ok, ¿Loquísimo no? Todo el video gira en torno a la frustración de una mujer por tener que limpiar el departamento donde vive, que es verdaderamente un caos. A pesar de hacer un gran esfuerzo, el orden parece brillar por su ausencia. Y de pronto… ¡Una mariposa se convierte en un hada que convierte su departamento en un lugar de ensueño! ¡Vaya una ayuda inesperada!

La mujer y su magnífico don de encontrar armonía en todas partes

En una primera lectura rápida se me ocurrió una interpretación del video: la magia de la mujer que convierte un lugar terriblemente desordenado en un palacio. Y es un talento especial de la mujer: poder convertir cualquier lugar, por más árido y desordenado que esté, en un hogar, y muchas veces, en un palacio. El corazón de la mujer es el que hace que un lugar frío y sin vida se vuelva un hogar, un lugar maravilloso al que deseamos volver. ¿Tu matrimonio tiene la dulzura y el encanto de tu esposa?

El hombre y su don de ignorar los detalles (no todos)

Otro dato interesante es la visión de la mujer haciendo de su vivienda un palacio. Ilusionada, arreglada y esperanzada por ver la reacción de su esposo, pero cuando este llega, parece no percibir el «mágico palacio de los ensueños» (habitualmente los hombres tenemos una especie de sexto sentido para no darnos cuenta de las maravillas que hacen nuestras esposas), esto solo sucede hasta que la cerveza se le convierte en champagne y la comida en una flor.

Mi interpretación fue que el hombre finalmente cayó bajo los «hechizos» de la magia de su esposa, y que todo cobró sentido cuando entró en el juego de aceptar que él también hacia parte del cuento de hadas. ¿En tu matrimonio eres agradecido con el esfuerzo que hace tu esposa?

¿Qué ocurre con el final?

¿A quién se le ocurre un final así? El corto pasaba de nuevo a tener un sentido oculto o ridículo. Pero después, pensé mejor, y (ya que la animación es de libre interpretación) me pareció encontrar un sentido diferente, un sentido que tiene un costado poético, pero que a mí me gustó y por eso decidí escribir este artículo. Como decía el buen gordo Chesterton: «Los cuentos de hadas superan la realidad no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que pueden ser vencidos».

La mariposa como signo de gracia divina

La mujer está haciendo un sacrificio extenuante por mantener su hogar limpio (como muchas de nuestras esposas) y la ayuda que recibe para poder terminar ese enorme sacrificio, está representado por una mariposa y un hada. Se me ocurre que esa ayuda que recibe, es la gracia. Cuando nuestras fuerzas naturales no dan más, cuando ya no podemos con nuestra vida, cuando nuestro matrimonio parece pender de un hilo, la gracia de Dios es la ayuda perfecta.

Nos pasa muchas veces como ese niño al que su padre le pidió que hiciera una tarea que era demasiado grande para él. Al poco tiempo, el niño vuelve a su padre, triste por no haber podido cumplir lo que él le pidió, y el padre le pregunta: ¿Hiciste todo lo posible?, el niño contesta: ¡Sí, Papá, hice todo mi esfuerzo! Y el padre le contesta: ¡Me parece que te equivocas: te faltó pedirle ayuda a tu padre del cielo! San Agustín decía «Haz lo que puedas, pide lo que no puedas y verás a Dios obrar maravillas»

Realizar lo que se creía imposible

Así actúa la gracia de Dios en nuestros matrimonios: no anula nuestra naturaleza, sino que la perfecciona, la eleva y nos ayuda a hacer cosas que nos parecían imposibles. Cuando confiamos en nuestras propias fuerzas, las cosas nos pueden parecer imposibles, pero para Dios no hay imposibles. Él está como el padre del cuento, esperando que le pidamos ayuda para mandarnos un «hada madrina», traducido a nuestro lenguaje: un ángel de la guarda que nos socorra, un amigo o familiar que actúe como los «brazos de la Providencia Divina» para que podamos hacer lo imposible.

Y luego, hay otro dato que me parece muy relevante, la gracia no sólo ayuda a las personas que la reciben. El hombre, insensible al principio ante los esfuerzos de su mujer, luego participa de la fiesta, y al día siguiente está convertido, por la fuerza de la gracia en un «ser sobrenatural». La gracia se derrama abundante en los matrimonios que piden la ayuda de Dios.

Sí, ya sé, puede sonar a una interpretación descabellada, y puede ser que sea forzar un poco el sentido de un corto de una manera, tal vez ingenua. Pero creo que cuando nos ponemos como propósito ver todo «con los ojos de Dios», hasta las cosas más triviales y tontas pueden significar algo hermoso, «Porque la necedad de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres» (I Co, 1, 25).

¿Qué nos enseña entonces el video de hoy? Que tenemos que desconfiar de nuestras propias fuerzas y no solo pedir, sino aceptar el auxilio de Dios, siempre que nos sea posible. Para que veamos el amor de Nuestro Padre que está en los Cielos, dejemos que su gracia actúe maravillas.