La tecnología no es buena ni mala en sí misma, todo depende del uso que uno le dé. En ese sentido, creo que lo «bueno» o lo «malo» dependerá de cómo la estamos aplicando en nuestras vidas y si esta ocupa el lugar adecuado.

¿Utilizamos la tecnología para conectarnos o desconectarnos de la realidad?, ¿sabemos aprovecharla para hacer cosas buenas?, ¿somos conscientes que con esta podemos cambiar el mundo y tener un gran impacto?

En la actualidad existen muchos prejuicios hacia las generaciones como la de los llamados Millennials (cuando se inició la digitalización) y más aún sobre la Generación Z (donde empezó la expansión masiva del Internet).

Numerosas veces he escuchado las típicas frases como «estás desconectado de la realidad», «andas por las nubes», «pasas todo el día pegado a la pantalla y no haces nada», etc. Y automáticamente se crea una concepción errada o etiqueta sobre el uso que le dan los jóvenes a la tecnología.

El siguiente video es una campaña que fue realizada por Deutsche Telekom en colaboración con el músico Billie Eilish y seis embajadores de la Generación Z de diversos orígenes. El objetivo de esta campaña era mostrar al mundo algunas cosas increíbles y positivas que se están haciendo con el uso de la tecnología móvil para marcar una diferencia en sus vidas y las de los demás.

En un estudio realizado por Kantar «Generación Z y tecnología conectada», se encontró que el 83% de la generación Z considera que la conexión con la tecnología es clave para construir un futuro mejor.

Además, son herramientas claves para el aprendizaje, la educación, la lucha por la igualdad, el cambio climático y la preservación del medio ambiente haciendo un mundo más sostenible. Estos son algunos puntos que me parecen importantes tener en cuenta:

1. La tecnología puede marcar la diferencia

La tecnología puede marcar la diferencia si uno sabe cómo utilizarla de manera correcta. Todo dependerá del uso que le demos. En ese sentido, es importante inculcarle a los niños y jóvenes el buen uso de estas herramientas y enseñarles el lugar correcto que deben ocupar en sus vidas.

Gracias a la tecnología se pueden crear grandes cosas. Nos puede ayudar a hacer un mundo más sostenible, humano y justo, avanzando hacia un futuro mejor. También ayuda a potenciar la creatividad y la comunicación, nos permite poder compartir y expresar nuestros intereses con distintos grupos.

La pandemia nos ha permitido entender lo útil que puede llegar a ser la tecnología en nuestras vidas. Las escuelas, universidades y empresas, han podido continuar funcionando gracias a ella. Nosotros mismos hemos podido seguir aprendiendo a través de distintas plataformas digitales.

Y ni qué decir de la posibilidad de comunicarnos con familiares y amigos, manteniéndonos unidos a la distancia a pesar de los momentos difíciles. 

2. Interesarnos en lo que hacen los jóvenes, antes de juzgar

Muchos jóvenes de la Generación Z se sienten incomprendidos por las personas mayores. Incluso, en la encuesta realizada por Kantar, se muestra que algunos se sienten juzgados y son vistos por los adultos como si no hicieran nada cuando se encuentran ocupados en el teléfono.

Pero la realidad es que hay todo un sin fin de posibilidades que podemos explorar desde el móvil. Desde revisar correos, chatear, estar en las redes sociales, tomar fotos, hasta hacer un curso, participar de una reunión o de un evento importante.

Por eso, antes de hacer un juicio sobre lo que están haciendo mientras «están en línea» es importante preguntarles qué están haciendo y mostrar mayor interés sobre los temas que les preocupan. Se debe cambiar la lectura con la cual nos aproximamos, pensando en la tecnología como algo negativo, cuando en realidad es todo lo contrario.

3. El futuro importa

La campaña realizada por Deutsche Telekom creó el hashtag #WhatWeDoNext (Lo que hacemos después) con el fin de poder participar y compartir en un debate sobre el optimismo digital y conocer distintas acciones e ideas que promueve la Generación Z.

Lo que se intenta demostrar es que no todos los jóvenes de esta generación andan «por las nubes», obsesionados con la pantalla del celular o desconectados de la realidad y del momento presente sin saber que pasa en el mundo real, sino que más bien se encuentran preocupados por qué hacer para tener un futuro mejor, un mundo más sostenible y responsable.

El futuro realmente les importa y buscan un propósito por el cual luchar. Entendamos qué están haciendo los jóvenes con la tecnología y apoyémoslos en sus iniciativas para alzar sus voces y llevar un poco de esperanza para el mundo. 

¿Qué has oído sobre la Generación Z y la tecnología?, ¿crees que hace falta juzgar menos y escuchar más? Déjanos saber qué opinas en los comentarios.