”banner_academia”

Hablar de mi Mamá del cielo es difícil para mí. Tengo que reconocer que soy parcial. ¡Amo a la Virgen María con todo mi corazón!

María es la mujer por excelencia, es la mujer más sublime que salió del amor de Dios Padre. Y siendo tan sublime como es, se requieren grandes místicos para describirla, y para cantar sus alabanzas.

Como no soy un gran místico y está terminando el mes de María, al no poder cantarle grandes alabanzas a mi Madre, sí puedo decir, en voz baja, una oración de acción de gracias por ser Ella tan humana como sublime.


”banner_academia”

Probablemente nuestra Madre haya hecho muchas cosas sublimes en la Tierra. Los Evangelios recogen algunas de ellas para darnos indicios de cómo era:

Por ejemplo, en las bodas de Caná vemos en Ella la intercesión todopoderosa que hizo adelantar su hora a Nuestro Señor.

O junto a la cruz en el Calvario, para ver en Ella, con su corazón atravesado por una espada, a aquella que primero unió sus dolores a la Pasión de Nuestro Señor para abrirnos las puertas del cielo.

María en la vida cotidiana

Curiosamente, algunos de esos episodios tan sublimes son episodios de lo más corrientes: una mujer visita a su prima para asistirla en su parto, un niño se pierde en medio de una fiesta religiosa, una madre va a una boda con su hijo…

No parecen los episodios de una novela épica, sino los menesteres cotidianos de una familia cualquiera en un tiempo cualquiera.

Detrás de estos misterios que contemplamos en el rosario, hay una mujer que por haber sido concebida sin mancha de pecado original, hace sublime lo cotidiano.

Que todo lo que toca lo convierte en divino. Ella es tan sublime como el cielo, y tan cotidiana como el pan. El Evangelio y el rosario nos proponen la contemplación de los grandes misterios de la vida de María:

La anunciación-encarnación, el calvario de su corazón de madre, su Asunción. Son todos misterios que uno no termina nunca de meditarlos.

¡Pero también nuestra Madre del cielo vivió una vida completamente humana, con las mismas dificultades que nosotros pasamos a diario!

¿Cómo no pedirle a María que nos socorra cuando la vida se pone difícil?

O monótona, o triste, cuando ella pasó por esas mismas dificultades, arideces o tristezas. Ella nos comprende totalmente, y como mediadora de todas las gracias e intercesora todopoderosa, está dispuesta a pedirle a su Hijo por nuestras dificultades.

No importa cuán triviales nos parezcan, a ella todas le parecen importantes. ¿No es hermoso tener presente esto?

Antes de empezar estos cinco momentos en los que podemos recurrir a ella, no puedo dejar pasar la oportunidad de recomendarte el curso online «Conocer a María para vivir con María».

Es perfecto si lo que buscas en este momento es sentirte más cerca de Ella, fortalecer su relación y por supuesto, llegar al corazón de Cristo.

1. En nuestros momentos de duda

María, 5 momentos en los que puedes recurrir a María. ¡Porque ella también los vivió!

Cuando contemplamos a María en la anunciación, la vemos casi siempre en el «Fiat»: «Hágase en mí según tu palabra». Y nos olvidamos que ella también dudó.

La Madre de Dios era una niña de acuerdo a nuestros parámetros modernos. La enormidad de lo que le estaba diciendo el Ángel tiene que haber conmovido su espíritu, tanto que inmediatamente le pregunta: «¿Cómo será eso posible, si no conozco varón?».

Cuando dudemos, cuando sintamos que lo que Dios nos pide es demasiado, invoquemos a María y pidámosle que nos inspire ese «Fiat» que ella supo dar.

2. En los momentos que tememos al dolor

María: ¿cómo lograr sentirse identificado con ella?

Cuando Simeón le profetiza a María que una espada le atravesaría el corazón, ¿qué habrá sentido la Virgen? Ninguna madre del mundo querría saber que su hijo será signo de contradicción.

Y aunque María aceptaba la voluntad del Padre con sumisión perfecta, ¿no se habrá entristecido su alma?

Cuando estemos paralizados por el temor, cuando tengamos pánico de que la cruz que nos espera va a ser demasiado para nuestros hombros, pidámosle a nuestra Madre que nos dé la fortaleza que nos falta.

3. Cuando creemos que perdemos a nuestros hijos

perder

El Niño Jesús perdido y hallado en el templo. Sus padres terriblemente ansiosos lo buscan entre los parientes y recorren el camino de vuelta a Jerusalén hasta que finalmente lo encuentran entre los doctores.

¿Qué habrá pasado por el alma de la Virgen mientras no lo encontraba? ¿qué habrá pasado cuando lo encontró en medio de los notables de Israel?, ¿miedo, ansiedad, culpa por no haberlo cuidado?

Cualquier madre que pierde a un hijo casi inmediatamente piensa: «qué mala madre soy, no supe cuidarlo». Tal vez esos pensamientos pasaron por la mente de la Virgen.

Cuando creamos que nuestros hijos «toman un mal camino», cuando estemos angustiados porque no sabemos hacia dónde se dirigen, invoquemos a la Madre y pidámosle que nos calme y que guíe a nuestros hijos en sus dificultades.

4. Cuando estamos a los pies de la cruz por la enfermedad de alguien a quien queremos

hijos

La profecía de Simeón finalmente se hizo real. Todo el dolor del mundo se abate sobre el Inmaculado Corazón de María. Su hijo es «varón de dolores», y ella es «mujer de dolores».

A la que se le ahorraron los dolores del parto, debe haber sentido ese dolor como un profundo desgarro del alma. ¿Qué padre que ve sufrir a su hijo no le ofrece a Dios cambiar de lugar con él?  

Cuando tenemos a un hijo enfermo, sufriendo, subido a la cruz, ¡invoquémosla! ¡Ella sabe que los padres sufrimos como si fueran propios, porque Ella hizo propios los sufrimientos de Nuestro Señor!

5. En los momentos que salimos al encuentro y no somos comprendidos

María: ¿cómo lograr sentirse identificado con ella?

En Caná de Galilea la vemos preocupada como auténtica madre, por el éxito de una fiesta de bodas. ¿No es conmovedor su gesto? Ella sola se da cuenta de que no tienen vino y le pide a Jesús que convierta el agua en vino.

Jesús parece contestarle destempladamente, incluso la llama «mujer», como poniendo distancia. Sin embargo, ella inmediatamente le dice a los sirvientes que «hagan lo que Él les diga».

Muchas veces, cuando salimos al encuentro de los demás, sentimos que rechazan nuestra ayuda, y a veces nos pagan mal con bien. ¡Es el momento de invocar a Nuestra Madre y pedirle que nos dé fuerzas para «hacer lo que Él nos dice».

Invoquemos a María en todas nuestras dificultades, pidiéndole especialmente por nuestras familias, y por todos aquellos que se encomiendan a nuestras oraciones.

María, 5 momentos en los que puedes recurrir a María. ¡Porque ella también los vivió!