Hoy 14 de septiembre celebramos la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, día en que la Iglesia conmemora la veneración de las reliquias de la Cruz de Cristo. Éstas son recuerdos tangibles de nuestra fe, que nos sitúan en el tiempo histórico del que fueron parte y nos llevan a hacer memoria de nuestra entrega y fidelidad a Dios (como lo hacen las reliquias de los santos).

En el caso de los fragmentos del madero donde fue crucificado Jesús, la historia es la misma. Ante las reliquias de la Cruz del Señor no nos queda más que conmovernos, pues en ellas el amor venció a la muerte y encendió el mundo entero. Como dice esa hermosa frase de San Ignacio de Loyola: «No hay mejor leña para encender el fuego del amor divino que el santo madero de la Cruz».


El artículo continua después de la publicidad:

Aprovechemos esta fiesta para recordar y agradecer por el misterio de la Cruz, que hasta hoy nos sigue enseñando cuál es la medida del verdadero amor a Dios y a nuestros hermanos. Y si tenemos la bendición de visitar los lugares donde están expuestas sus reliquias, venerémoslas con gran amor y devoción.

¡Recuerda que este recurso lo puedes compartir y utilizar para tu apostolado! 🙂