«El perdón es la mejor arma para alcanzar la paz»

Asesinatos, secuestro, narcotráfico, robos, estafas, violaciones, genocidios…  Estamos muy bien informados sobre el problema. Mostremos la solución. Porque existe y la he experimentado. No es teoría, sino práctica, real. Funciona. Siempre.

He tenido el privilegio de conocer a personas que han sufrido tales agresiones. Y también he conocido a sus agresores. Los primeros han perdonado y los segundos se han arrepentido y han pedido perdón. Fin del conflicto.

En todos los casos, he constatado en sus rostros y en sus palabras, la libertad obtenida por la gracia del perdón. Eran esclavos del odio… hoy son libres, personas nuevas, niños.

El perdón es eficaz, incluso entre los corazones que parecen de piedra. No existe otra receta mejor para alcanzar la paz. El perdón es un regalo que no se merece ni se compra.

En griego se dice “hiper”- “don”. EL MAYO REGALO.

Estas son las palabras de Juan Manuel Cotelo, el directo de la película. Un periodista español quien desde 1987 se adentró en el mundo audiovisual como productor, guionista y actor.

Quisiera empezar diciendo que me ha llenado de mucha emoción saber que una película habla del perdón, pero no de cualquiera, sino del que parece imposible obtener. También me llena de alegría saber que existen personas que se esfuerzan por llevar a la pantalla grande, una historia diferente. Una en la que el final no es ese que ya todos se saben de memoria, en la que la gente se emociona al ver sangre y siente satisfacción cuando la «venganza» ha sido cobrada.

Extiendo mis felicitaciones desde Colombia, mi hermoso y dolido país. Me he sentido afortunada al poder escribir sobre esta película porque soy consciente de lo que el perdón, puede significar para un país como el mío. En el que la violencia, el maltrato, el secuestro y el narcotráfico, nos han llevado a ser reconocidos como uno de los países más violentos y corruptos del mundo.

Basta de vitorear la venganza 

Es cierto, nos hemos acostumbrado a aplaudirle al mal, a ponerle una corona a la venganza y a sentirnos alegres por la muerte de otros. Seamos sinceros, todos hemos querido que «el malo» muera en la película, que se pudra en la cárcel o que algo increíblemente desfavorable le ponga fin a sus fechorías.

Es natural que la rabia, el rencor y la frustración, se apoderen de nuestro ser cuando hemos sido lastimados. Y por esto mismo la propuesta de esta película, además de maravillarme, me ha parecido arriesgada. ¿No tenemos todos el corazón un poco endurecido?, ¿no nos cuesta perdonar al que nos ha traicionado?, ¿no preferimos apoyar el dicho de «Ojo por ojo, diente por diente»?

«El Mayor Regalo» es una de esas películas que invita a despojarse de todo prejuicio, de toda desconfianza y temor cuando de perdón se trata. ¿Es posible perdonar al asesino de mi hijo, al que me arrebató la felicidad y llenó mi vida de odio?, ¿es posible mirar a los ojos al hombre que protagonizó un atentado sin sentir ganas de matarlo?, ¿es posible que me despojé de las heridas que me arañan el alma y abrace al perdón para volver a nacer?

Víctimas con sed de perdón

No hay palabras para esto. ¿El asesino quiere pedir perdón?, ¿el que perpetuó el crimen está arrepentido?, ¿el que mató a sangre fría suplica amor? ¡Qué gran regalo de Dios! Este sentimiento, esta sed de perdón de parte de las víctimas, brota desde lo más profundo del corazón de un ser que ha sido tocado por la gracia.

Y ni hablar de las víctimas ¿En qué cabeza cabe perdonar al que ha causado tanto mal? En una entrevista para el diario El País, Juan Manuel Cotelo narra su encuentro con un hombre que se hallaba preso en una de las más temidas cárceles de Colombia, y afirma:

«Viví la manifestación de amor más grande que jamás había vivido: las víctimas se abrazaron, besaron, y compartieron su tiempo, su comida y bebida con los asesinos de sus familiares con mucha humildad».

Cotelo asegura que el objetivo de esta película es «Invitar a todas las personas al perdón, especialmente a quienes crean que lo suyo no tiene perdón».

Sirvámosle al público un plato mejor

Siempre he creído que el cine tiene un poder inmensamente grande, una buena película puede cambiarnos la vida y una buena historia puede desdibujar por completo los estereotipos o las sólidas estructuras de pensamiento que creemos indestructibles.

Atrevámonos a aplaudir las buenas historias, esas que muestran una cara completamente distinta de la que nos ofrece normalmente el cine, esas que nos demuestran que no todo está escrito.

La gran ventaja de «El Mayor Regalo», es que no se trata de un intento pobre por hacernos creer a través de la ficción que lo imposible se puede lograr. No es una parodia, ni una película de terror, «El Mayor Regalo» es el retrato vivo de personas de distintas partes del mundo que se han atrevido a ir en contra de todos los pronósticos, que se han convertido en héroes sin capa y en seres dignos de admirar por su valentía y coraje.

Esta película es sin duda, un regalo bajado del cielo. Uno de esos trabajos que merecen toda la bulla y el alboroto. Porque si que hacen falta estas historias, historias de reconciliación, arrepentimiento, perdón, esperanza, amor y gratitud.

La cinta llegará a España, Francia, Irlanda, México, Colombia y Ruanda el próximo 9 de noviembre y el que se la pierda tiene que estar mal de la cabeza 😂  Si deseas adquirir más información puedes ingresar a www.elmayorregalo.com www.infinitomasuno.org  ¡Apoyemos sin miedo el buen cine! ¡En hora buena para Juan Manuel y todo el equipo que hace parte de esta gran producción!