Seguramente has experimentado alguna vez una sequedad inmensa en tu oración; sin «signos» palpables de su eficacia. No importa qué tipo de oración intentes, habrá momentos en el que se deja de «sentir» la oración. ¡Pero esto no significa que la oración no tenga efectos en tu corazón, en tu persona o en tu fe!

A continuación te presento unos puntos sobre por qué la oración hecha con corazón siempre es constructiva, aunque no se sienta.

Pero, antes de estos puntos, me gustaría recordar la definición de oración que da el catecismo en el número 2559:

«La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes». ¿Desde dónde hablamos cuando oramos? ¿Desde la altura de nuestro orgullo y de nuestra propia voluntad, o desde «lo más profundo» (Sal 130,1) de un corazón humilde y contrito? El que se humilla es ensalzado. La humildad es la base de la oración. «Nosotros no sabemos pedir como conviene» (Rm 8,26). La humildad es una disposición necesaria para recibir gratuitamente el don de la oración: el hombre es un mendigo de Dios.

1. La oración es más que sentimientos

Efectos de la oración, ¿La oración sin sentimientos «no sirve»? En 6 puntos te convencerás de que ¡sí nos transforma!

Claro que la oración muchas veces nos ha causado una alegría inmensa, lágrimas de arrepentimiento, tranquilidad, paz y sin número de sentimientos. Pero la relación que mantenemos con Dios en la oración, así como otro tipo de relaciones interpersonales, no se basa solamente en sentimientos.

¿Te imaginas medir la efectividad de un retiro, una oración o una misa solamente por lo que te hace sentir? Sería perdernos de mucho y reducir el alcance de la oración.

Claro que hay más que sentimientos, la oración tiene muchos efectos; mejor dicho, otros frutos. Lo que nos lleva a los siguientes puntos que veremos; frutos de la oración.

2. La oración no es solo para pedir 

efectos de la oración

Hay muchos tipos de oración, así como carismas. La definición del catecismo destaca la humildad para poder abrazar el don de la oración al máximo. Y esto tiene mucho que ver con otra definición de oración por Walter Burghardt: «una prolongada y amorosa mirada a la realidad».

Si prolongada, amorosa y humildemente miramos la realidad nos vamos a encontrar con Dios, este encuentro puede que no nos cause algún sentimiento, pero, independientemente de esto, muy seguramente estará configurando nuestra vista para poder reconocerle en nuestro día a día. 

3. Un camino para conquistar virtudes

Efectos de la oración, ¿La oración sin sentimientos «no sirve»? En 6 puntos te convencerás de que ¡sí nos transforma!

Dios nos conoce muy bien (Jer 1:5) y por eso a veces nos ayuda concediéndonos gracias que no pedimos, pero que necesitamos. El Espíritu Santo es muy creativo y es fuente infinita de gracia. Lo que quiero decir es que Dios, conociéndonos, se las arregla para que nuestra oración tenga frutos. 

Quizá no vayas a terminar llorando de tristeza por haber pecado, pero puede que el Espíritu te llene de convicción para ir a confesarte y conceda la gracia que te falta para conquistar una nueva virtud y ser mejor persona. 

4. Aprendemos a conocer a Dios 

efectos de la oración

«Conocer a Dios es más importante que saber acerca de Dios» (Karl Rahner, SJ). Otro fruto de la oración que no necesariamente tiene que ver con sentimientos es que en la oración podemos degustar a la persona de Jesús, amarle más. No es lo mismo estudiar las verdades a orar las verdades.

La oración es nuestra forma de relacionarnos con Dios y aunque no sientas nada, si continúas orando con fe, crecerás en la relación con Dios; te vas a poder dejar abrazar por su amor que convierte y conocer más de su persona. 

5. Descubrimos un nuevo sentido 

 

Efectos de la oración, ¿La oración sin sentimientos «no sirve»? En 6 puntos te convencerás de que ¡sí nos transforma!

La oración también puede dar sentido y ordenar nuestra vida. Porque cuando uno se presenta ante Dios – a quién no podemos esconder nada – también nos descubrimos.

Ante Él se destapan nuestras motivaciones y metas. Al presentarlas ante su bondad y claridad, podemos redirigirlas conforme al llamado que nos hace a cada quién.

Cuando con humildad nos presentamos como ofrenda en la oración, Dios nos recibe, ordena y dirige a nuevos horizontes, nuevas metas y posibilidades. 

6. Un tiempo para alabar a Dios 

efectos de la oración

¡Y desde luego que la oración puede ser alabanza a Dios! Me gusta comparar la alabanza que hacemos a Dios con los cumplidos que hacemos a las personas. En ocasiones le podemos decir a alguien «me encantan tus ojos». Y es posible que no sintamos nada al decírselo, pero esa persona se va a sentir elogiada y querida.

De la misma manera, cuando hacemos alabanza a Dios, a veces en esa sequedad no sentiremos nada, pero Dios se sentirá elogiado y amado.  

Se puede alabar de muchas formas; sin embargo, hay una forma que puede integrar nuestra vida cotidiana con la oración. A Dios se le alaba cada vez que hacemos algo bueno, que decidimos amar, compartir, ayudar o decir la verdad antes de contar mentiras.  

En conclusión, ¿cuáles son los efectos de la oración «árida»?

La oración es bilateral, pues es una relación con Dios. En ocasiones no se trata solamente de lo que sentimos, sino de lo que podemos lograr con la oración, de lo mucho que podemos conocer y hacer sentir bonito a Jesús. 

La oración tiene muchísimos otros frutos, además de causarnos sentimientos, como: configurar nuestra vista para reconocerle en lo cotidiano, ayuda para conquistar una nueva virtud, crecimiento en la relación con Dios, orden a nuestra vida y hacer sentir amado a Jesús.

Así que si sientes sequedad y no ves u oyes nada en la oración, si sientes que tu oración no sirve o no ves sus efectos, ¡no dejes de hacerla! Quién sabe qué sorpresas te tenga El Espíritu Santo la próxima vez que ores.

 

Ahora, estos puntos te ayudarán si ya practicas la oración y te sientes estancado. Para aprender a hacer oración te comparto este recurso: «Un diálogo de amor». ¡Ebook gratuito para aprender a orar mejor!

 

efectos de la oración