”banner_academia”

El video que les comparto hoy, además de hacerme mucha gracia, me llevó a reflexionar sobre qué tan accesibles somos ante Dios. ¿Será que el nos busca por todos los medios para contactarnos y nosotros nos hacemos los locos? En este comercial, un grupo de abuelas acepta un entrenamiento digital fugaz, con el objetivo de hackear a sus nietos y probar qué tan fácil caen en la trampa.

¿Será necesario que Dios me ponga una «trampa» para caer en sus manos?

Creo que a veces tratamos de huir de Dios y de todo lo que Él significa, porque nos sentimos aterrados. Porque tal vez las heridas son tan profundas y los problemas tan grandes, que nos negamos a aceptar incluso su existencia, mientras Él espera paciente a que queramos volver. Vale la pena preguntarnos ¿Cómo está mi relación con Dios?, ¿será que en este momento Él está dispuesto a «hackear» nuestras vidas para encontrarse con nosotros?


”banner_academia”

Ser fieles a Cristo jamás ha sido sencillo, nadie dijo que fuera tarea fácil. Pero tal vez si ponemos un poco de nuestra parte, la vida podría ser más sencilla.

¿Accedo fácilmente a interactuar con los demás?

Con esto no me refiero a hacer nuevos amigos. Sino a estar ahí cuando otros me necesitan. Puede que tenga muchos amigos o familiares, pero ¿estoy ahí cuando ellos requieren de cuidado o protección? o ¿prefiero huir y excusarme en temas que no requieran de tanto «sacrificio»?

Las barreras que le ponemos a nuestros amigos o a nuestra propia familia, son tal vez las mismas que le ponemos a Dios para que no intervenga en nuestra vida. Te invito a reflexionar sobre lo que estás dispuesto a darle a otros, sobre el tiempo que le dedicas a los que quieres, sobre las prioridades que le das a tu plan de vida y sobre los obstáculos que tú mismo le pones a otros en el camino para que no lleguen a ti.

Comparte este post con tus amigos y recuerda que a diferencia de nosotros, Dios siempre nos espera con los brazos abiertos, sin importar cuánto tiempo hayamos decidido tenerlo alejado de nuestras vidas.

Dios, ¿Será que Dios tiene que convertirse en estas abuelas para contactarse conmigo?