Creo que como a todos, para mí rezar es todo un reto. Vivo buscando maneras prácticas de hacer que la oración sea parte natural de mi día a día, además de buscar que se vuelva un hábito, como hablar con mis amigos. De las muchas cosas que he probado hay algunas que me han servido y muchas otras que no. En lo personal, me ha tomado tiempo encontrar maneras de hablar con el Señor según mi realidad y mi forma de ser.

Hace poco me topé con algo que me llamó la atención. En la cuenta de Instagram de ChurchPOP en inglés, Caroline (que es quien maneja la cuenta) mostró un libro de oraciones personalizado que había hecho ella misma. Me pareció una idea genial y, además, me caía como anillo al dedo, porque por un lado, tengo pésima memoria (a duras penas me acuerdo del Padre Nuestro y el Ave María) y además soy una persona práctica y visual y,  algo que pueda llevar conmigo siempre, me viene bien.


El artículo continua después de la publicidad:

Quiero recalcar que esto es algo que de pronto no le llame la atención a todo el mundo, pero tal vez puede ayudar a muchos a ser más constantes en su vida de oración.

¿Por qué tener un libro de oraciones?

Por cuatro sencillas razones:

1. Para hacer de la oración un hábito


El artículo continua después de la publicidad:

En lo personal esta idea me parece genial pues este libro puede ser una manera de crear hábitos de oración, en especial si es algo que nos está costando. A veces por temas de horarios o nuestras ocupaciones se nos complica visitar el Santísimo todos los días o ir a la misa diaria. Un diario de oración es una manera de hacer oración, ajustándose a nuestra realidad.

2. Para vencer pecados o vicios recurrentes

Todos tenemos problemas comunes o pecados recurrentes. Con este recurso a la mano, puedes rezar constantemente por aquello que te aleja del Señor (además de buscar los medios concretos para vencerlo). Por ejemplo, si veo que soy una persona vanidosa, me vendría bien rezar de vez en cuando una oración para crecer en humildad. En este caso, agregaría una oración como las Letanías de la Humildad o rezaría el Acto de Consagración a María (modelo de humildad) al empezar el día.

3. Para cuando no sabes qué decir

¿A quién no le ha pasado que se pone de rodillas frente al Sagrario o el Santísimo y las palabras simplemente no salen? Este diario puede ser una excelente manera de rezar en esos días en que las palabras simplemente no fluyen o estamos “atascados” ante Dios.

4. Porque es pequeño y práctico

Al ser pequeño, podemos llevarlo con nosotros todo el tiempo. Es un gran recurso para aquellas personas que viajan seguido o se movilizan constantemente por el trabajo, el colegio o la universidad.

Dentro de las historias, estaban los pasos para “fabricar” este librito de oraciones. Yo he modificado algunos según mis gustos personales, pero cada uno puede hacerlo como quiera. La idea es que sea algo muy personal, por eso, sé libre y modifica los pasos según te parezca 😉

Pasos para hacer un diario de oración

1. Lo que necesitas

Para hacer tu libreta necesitarás: Una libreta pequeña (Puede ser de cuadros, líneas, hojas blancas o como prefieras), tijeras o cutter, pegamento, hojas de colores, con diseños o papel de regalo para forrar la libreta, marcadores, lápices de color o lo que necesites para decorar, oraciones impresas.

2. Decórala

Puedes comprar la libreta con algún diseño que te guste, o en caso de que encuentres una pero no te guste la tapa, puedes personalizarla. De pronto usando papel de regalo con algún diseño bonito o cartulina.

3. Coloca una frase que te guste

Colocar en la portada una imagen, frase o cita bíblica que te guste, algo que te inspire a rezar. Puedes hacerla tu mismo o imprimirla y pegarla.

4. Pega tus oraciones favoritas

Elige las oraciones que más te gusten o que más te sirvan en tu vida espiritual, imprímelas, córtalas y pégalas en las hojas, dejando espacio al final para ir agregando más en el camino.

Si no sabes qué oraciones elegir, te comparto mi propia lista de oraciones que incluí en mi libro. De pronto te sirva alguna que otra: Salmo 50, Salmo 23, Salmo 17, Acto de Contrición, Acto de Consagración a María, Oración por el Trabajo, Letanías de la Humildad, Oración de la Serenidad, Oración Simple de San Francisco de Asís, Oración antes de dormir (Antífona de la Liturgia de las Horas)

¡Voilá! Ya tienes tu propio libro de oraciones. Espero que te sirva 🙂

Si quieres profundizar en cómo mejorar tu vida espiritual y mejorar tu forma de comunicarte con el Señor, te recomendamos que hagas click aquí.