día del medio ambiente

El 5 de junio, Día del Medio Ambiente, es una oportunidad para reflexionar sobre el cuidado de la tierra. ¿Sabías qué tiene que ver con la santidad?

A continuación, te comparto la vida de 4 santos que nos ofrecen lecciones valiosas sobre cómo vivir en armonía con la creación.

San Agustín: un corazón ardiente

San Agustín de Hipona es conocido por su ardiente amor y devoción a Dios. Su búsqueda apasionada de la verdad y su conversión profunda son comparables al fuego, un elemento que purifica y transforma.

San Agustín describe su conversión como un encenderse en llamas con el amor divino. En sus «Confesiones», relata cómo su corazón se inflama con el deseo de Dios, lo que lo lleva a una vida de santidad y servicio.

El fuego, al igual que el amor de San Agustín, tiene el poder de purificar y transformar. Nos recuerda la importancia de ser apasionados en nuestra fe y esto no solo tiene lugar en un oratorio, sino en cada faceta de nuestras vidas. Pensando en el Día del Medio Ambiente, ¡también esto se visualiza en nuestras acciones hacia el cuidado del planeta!

Inspirados por San Agustín, comprometámonos a encender un fuego de amor y responsabilidad en nuestros corazones. Desde nuestro lugar, incluso en cosas aparentemente pequeñas, veremos que podemos aportar para combatir problemas más grandes, como el cambio climático, promoviendo el uso de energías renovables que protejan nuestro planeta, etc.

San Francisco de Asís, un amante de la Naturaleza

día del medio ambiente

San Francisco de Asís es el patrono de la ecología, conocido por su profundo amor y respeto por la naturaleza y todas las criaturas de la tierra. Su vida nos enseña la importancia de vivir en armonía con la creación.

Francisco veía a todas las criaturas como hermanos y hermanas, reflejando una espiritualidad que abarca toda la creación. Su «Cántico de las Criaturas» celebra la belleza y bondad de la tierra y sus habitantes. 

La conexión de San Francisco con la tierra nos recuerda nuestra responsabilidad de cuidar y proteger el medio ambiente. Su humildad y simplicidad son un ejemplo de cómo vivir de manera sostenible.

Siguiendo el ejemplo de San Francisco, comprometámonos a cuidar la tierra mediante prácticas sostenibles, como el reciclaje, la reducción del uso de plásticos y la conservación de los recursos naturales, asegurando que todas las criaturas puedan prosperar en un entorno saludable.

Una invitación concreta de san Juan Bautista por el Día del Medio Ambiente

San Juan Bautista bautizó a muchas personas en el río Jordán, ¡incluido Jesús! Este bautismo con agua aún no era el bautismo en el que recibiríamos al Espíritu Santo, pero era un acto de penitencia, para vivir una vida nueva, purificándose uno de sus pecados. 

Meditando en este pasaje, podemos reflexionar en la renovación y purificación interior, pero también en lo que está en nuestras manos para proteger los recursos que Dios ha puesto a nuestro alcance. 

Por ejemplo, hablando precisamente del agua, ¿qué podemos hacer para proteger nuestros recursos hídricos?, ¿cómo ahorrar agua y apoyar iniciativas que proporcionen agua limpia a todas las comunidades?

San Miguel Arcángel, guardián del Cielo

¿Cuánto sabes de San Miguel arcángel? Seguramente te suenan representaciones suyas, como comandante de los ejércitos celestiales.

Si elevamos los ojos al Cielo, veremos al arcángel que nos recuerda la permanente protección divina y la lucha contra el mal. ¿Y cómo luchar contra el mal? La pureza es una virtud que nos permite «ver a Dios», como dijo Jesús en las Bienaventuranzas. La pureza pone claridad en nuestro espíritu.

¿Qué tiene que ver esto con el cuidado del medioambiente? Podemos llevar este consejo de espiritualidad y trascendencia también en el plano más material: mantener limpio y puro el entorno en que vivimos, cuidar el aire que respiramos, mediante iniciativas concretas (por ejemplo, apoyemos políticas que reduzcan las emisiones de gases contaminantes, promovamos el uso de transporte público y plantemos árboles que purifiquen el aire)

¿El Día del Medio Ambiente es importante para un católico?

El Día del Medio Ambiente es una invitación a reflexionar sobre cómo la santidad se manifiesta en el cuidado de nuestra casa común. Los santos, con su vida y ejemplo, nos inspiran a actuar con responsabilidad y amor hacia la creación. 

Podemos hoy pedir la intercesión especial de san Agustín, san Francisco, san Juan Bautista y san Miguel Arcángel, para que nos guíen y ayuden en nuestro compromiso de proteger y respetar el planeta.

Oremos para que, inspirados por estos santos, podamos vivir en armonía con la creación, cuidando cada elemento que Dios nos ha confiado. Que nuestras acciones reflejen nuestro amor y respeto por la tierra, y que el Espíritu Santo nos guíe en nuestras decisiones diarias para hacer del mundo un lugar mejor para todos. ¡Amén!