Los niños hablan sin filtros, sin pensarlo dos veces, hablan con el corazón, porque cuando se es pequeño todavía ¿de qué otra forma se puede hablar? El video que compartimos hoy nos demuestra que somos nosotros, los adultos, quienes complicamos todo, ponemos barreras e inventamos obstáculos y en el tema del amor, vaya que somos expertos en alcanzar niveles extremos de complejidad.

Después de sonreír y derretirnos de ternura. Reflexionemos sobre las lecciones que nos dan estos pequeños:

Hay que arriesgarnos a expresar lo que sentimos

Uno de los niños dice «la vida es una sola, así que le pregunté si podía darme su teléfono», al parecer nacemos valientes y arriesgados pero a medida que crecemos nos convertimos en personas inseguras y temerosas. No solo de expresar lo que sentimos sino de tomar el riesgo, llenarnos de coraje y enfrentarnos a una situación sabiendo que puede ser todo un éxito o un desastre completo. Este niño no lo duda ni un segundo, no titubea, simplemente es consciente de que la vida es una y hay que disfrutarla. ¿Serías tan valiente como este chiquito?, ¿eres consciente de que hay oportunidades que solo se presentan una vez en la vida?

El amor nos hace bien a todos

Indudablemente este grupo de niños nos demuestra que el amor es un sentimiento que nos llena de alegría y gozo a todos. Si eres un chiquito como los del video, el amor puede significar «hacer mucho contacto visual» o «puede hacerte sentir abrigada y cómoda, como una almohada». Hoy quiero que pienses ¿cómo te hace sentir el amor? Cuando somos adultos tratamos de sonar más serios, más coherentes, dejamos de lado la espontaneidad y la transparencia del corazón. Tomemos el riesgo y recordemos que la mejor medicina es el amor.

El amor se demuestra con actos

No tanto bla bla bla y más acción. Las flores y los chocolates se aceptan con mucho amor, pero hay otra clase de detalles que marcan la diferencia, hacer sentir especial a la otra persona es fundamental en cualquier relación. El error que muchas veces se comente es pensar que somos dueños del otro, que jamás se va a aburrir o que va a estar ahí siempre porque ya están formalmente en una relación. ¡Ojo! nunca demos por sentado el amor de nuestra pareja.

El amor se alimenta de pequeños y grandes sacrificios, amar también significa hacer eso que no me gusta mucho, con el objetivo de hacer feliz a mi pareja, amar es bailar juntos aunque el baile no sea lo tuyo, es ver ese programa de televisión que te parece cursi pero que a tu novia le encanta, amar es decir «Si, por supuesto. Cualquier cosa por ti», sin entornar los ojos y con la mejor disposición. Existen muchas maneras de amar más y mejor, hay que tener siempre presente que el amor se construye, se edifica y se alimenta, todos los días.

El verdadero amor es una mezcla de amistad, aprecio y felicidad

¡Ben no pudo definirlo mejor! Creo que si nos hubieran hecho la pregunta a nosotros, jamás habríamos contestado tan acertadamente. ¿Qué mejor forma de describir lo que significa el verdadero amor? «Es muy simple» dicen algunos, pero ¿Será igual de simple hacer que estos tres conceptos trabajen de la mano? «Necesitamos más amor en el mundo» esto es cierto, totalmente cierto y a diario la televisión nos lo dice, la radio, las películas, los libros, las canciones, pero ¿Qué estamos haciendo para lograrlo?

Hoy es un día perfecto para perder el miedo, para que tomes el riesgo y le digas a esa persona cuánto la quieres. Dile a tu pareja, a tus amigos o familiares lo importantes que son para ti. Te invito a compartir este post con la primera persona que venga a tu mente cuando pienses en la palabra «amor» y a darle gracias a Dios por darte la oportunidad de amar a otros.