Cuidar del medio ambiente… un tema recurrente pero al que no le ponemos mucha atención para ser sinceros. Los alarmantes titulares en las noticias no son suficientes, los documentales, películas e investigaciones, nos impactan por un momento, pero luego todo pasa.

Volvemos cada uno a lo nuestro, después de las caras de sorpresa, las lamentaciones o las quejas, regresamos a la rutina sin que nada cambie. «Recemos para que los bienes del planeta no sean saqueados, sino que se compartan de manera justa y respetuosa». Con esta frase inicia el video del papa Francisco que te compartimos hoy.

Qué urgente es entender que la responsabilidad no es de unos, sino de todos. Que la «deuda ecológica» la pagarán nuestros hijos y que este es el único lugar que se nos ha dado como hogar. Aunque el hombre esté planeando irse a vivir a Marte, la Tierra es donde estamos ahora, y debemos velar por su cuidado.

El tiempo es hoy, no mañana

Tal como lo dice el papa Francisco, el momento de actuar es ahora. Y hay que empezar desde casa, hay muchas actividades sencillas que podemos hacer en favor de la creación. Es necesario que este tema sea discutido en el hogar, en los colegios, las universidades, el trabajo y la comunidad donde vivimos.

La carga se puede aminorar cuando decidimos trabajar en equipo y el impacto puede ser aún más fuerte si todos ponemos de nuestra parte. Es muy triste ver cómo el hombre a través del tiempo se ha encargado de explotar los recursos pensando en que nunca acabarán.

El egoísmo y la avaricia nos ha llevado a nuestra propia destrucción, a talar bosques enteros, a destruir reservas naturales, a contaminar el mar, derrumbar montañas, y luego ingenuamente a preguntarnos, ¿qué ha pasado?, ¿por qué estamos así?

La creación como regalo de Dios

Que estas palabras del papa Francisco sean un despertar para que nos hagamos conscientes hoy y no mañana, de que debemos actuar.

De que son nuestros hijos, los que tendrán que luchar con esta deuda con la creación, y de que podemos empezar por casa, recordando que ha sido Dios quien nos ha dado este regalo y hemos sido nosotros quienes hemos abusado.

Hay pequeños gestos que pueden tener impacto, reciclar en el hogar, apostar por marcas que sean amigables con el planeta. Enseñarle a los más pequeños el valor de la tierra, recordarles de dónde salen los alimentos que tienen cada noche en su mesa.

Crear pequeños grupos de consciencia ambiental dentro de nuestro propio hogar, con nuestros vecinos o amigos. ¡Dios nos lo ha dado todo! Esta infografía podría ayudarte a conocer algunos datos y a compartir información valiosa con otros.

Déjanos saber en los comentarios qué opinas sobre este tema del medio ambiente, si tienes alguna iniciativa anímate a compartirla con nosotros.