”banner_academia”

En este tiempo que estamos viviendo de Cuaresma, debemos pedirle al Señor que nos conceda la gracia de mirarlo y contemplarlo. De tenerlo cada vez más como el centro de nuestras vidas, que todo lo que hagamos y vivamos gire en torno a su Persona.

Sin embargo, es triste cuando nos damos cuenta que, como cristianos, empezamos a olvidar el lugar que debe tener Cristo en nuestras vidas, en nuestro corazón.

Todo lo que somos como Iglesia, como cristianos, es gracias a Él. Solos no podemos nada, como dijimos el miércoles de ceniza: «Polvo eres, y al polvo volverás». ¡Hagamos que esta Cuaresma sea inolvidable!


”banner_academia”

1. «¿Y vosotros, quién decís que soy yo?»

Cuaresma: ¿cómo vivirla más cerca de Cristo?

Esta pregunta le hace Jesús a sus apóstoles (Mt 16, 15). Ya cerca a la hora de su muerte, puesto que era conocido por multitud de personas, en muchos pueblos, pero parecía que ellos no eran conscientes de su verdadera identidad.

Unos creían que era otro profeta, otros que era el Bautista resucitado etc. De la misma forma que Jesús cuestiona a sus discípulos, quisiera que ustedes, queridos lectores, se preguntaran muy seriamente: ¿Quién es Cristo para ti?, ¿qué lugar ocupa Cristo en tu vida, en tu corazón?

El dogma sobre Cristo, proclamado en el Concilio de Calcedonia, allá por el año 451, definió a Cristo como una Persona divina, con doble naturaleza: divina y humana.

Es conocido como el «triángulo dogmático». Una vez que tenemos asegurado el dato dogmático de la identidad de Cristo, podemos valorar su importancia para nuestra vida.

No solamente como hombre —en todo semejante a nosotros, menos en el pecado—, sino también, como Dios. Y por eso, un modelo de hombre perfecto, al que todos nosotros debemos aspirar. Él es la medida de todas las cosas.

2. La santidad de Cristo

Cuaresma: ¿cómo vivirla más cerca de Cristo?

Empecemos, antes de cualquier consecuencia operativa y manifestación práctica en nuestro quehacer, a contemplar y admirar su santidad.

Dejémonos fascinar por su belleza. Cuando nos acercamos y contemplamos su vida, nos damos cuenta de que no es simplemente una verdad teórica, abstracta, sino que es una Persona real.

Que vivió momento a momento la santidad, en todas las situaciones concretas de su vida. Siempre fiel a la voluntad y deseo de su Padre.

En segundo lugar, es alguien que, por no tener ninguna mancha de pecado, tiene una consciencia limpia y pura. Como un cristal trasparente. Nunca necesitó pedir perdón, reconocer una culpa. Ni a Dios, ni a los hombres.

Siempre estuvo en la verdad y lo correcto. Esto nos permite contemplar una verdad trascendente sobre Él. La pura y simple verdad: que es el Hijo de Dios. Como nos dice san Pablo en 1Cor 14, 15 «Está fundamentado en su Resurrección gloriosa, que le da sentido a nuestra fe».

3. Santificados en Cristo

Cuaresma: ¿cómo vivirla más cerca de Cristo?

Veamos ahora, qué implicancias tiene lo dicho en nuestras vidas. La primera buena noticia es que Cristo nos comunica y da su propia santidad. Es más, Él mismo es nuestra santidad.

¡Ojo! No digo que nos la trasmite como algo que tiene, sino que nos da su propia esencia. Por el bautismo, somos santos como Él. Nuestra santidad cristiana, antes que una serie de conductas es un don.

¿Qué debemos hacer para acoger ese don maravilloso? Lo primero es la respuesta de fe. Fe que nos lleva a apropiarnos de la Victoria de Cristo sobre la muerte, el sufrimiento y el pecado.

Por esa fe, la victoria de Cristo nos pertenece. Hemos ganado, pero no con nuestras fuerzas, sino que es Cristo, quién nos regala esa victoria. No hemos hecho nada para ganarla, tengamos esto siempre muy claro.

Como nos invita san Pablo, debemos desvestirnos del hombre viejo, para revestirnos del nuevo. Abandonando vicios antiguos, y aprendiendo a adquirir virtudes.

Mediante la fe, en oración. Entregarle a Cristo nuestros pecados y recibir gratuitamente su perdón. Nuestra fe en Cristo no viene del esfuerzo virtuoso de nuestra parte, sino de la fe que recibimos de Cristo.

Nuestra imitación de Cristo es posible, puesto que Él ya nos ha llamado a todos a la santidad y por eso podemos imitarlo. Así que los invito a todos a que nunca perdamos la esperanza y desistamos en este camino de la vida cristiana.

Las dificultades y obstáculos siempre estarán presentes, pero ya tenemos la victoria de parte de nuestro Señor Jesucristo. Esa certeza, que está corroborada por su Resurrección, debe ser lo que inflame nuestro corazón, y nos alienta a seguir luchando por ser cada día un poquito más como Él.

¿Cómo va tu corazón esta Cuaresma?, ¿la has sentido con fervor en tu corazón?, ¿te ha costado sentirte más cerca del Señor? Déjanos saber en los comentarios cómo la vives.

Te comparto algunos recursos que pueden servirte:

— Ebook gratuito: «40 días con Jesús»

— Conferencia online: «6 maneras de acercarte a Dios esta Cuaresma»

Cuaresma: ¿cómo vivirla más cerca de Cristo?