”banner_academia”

Como dice el zorro al Principito: «Lo esencial es invisible a los ojos». Y en el desierto que nos encontramos ahora a causa de la cuarentena, nos damos cuenta de que hay realidades que van más allá de lo que ven nuestros ojos. Todos tenemos y sentimos un mundo interior, que en estos días está en ebullición, como el agua que hierve.

Sentimos quizás como nunca, experiencias que vivimos en nuestro corazón, en nuestro interior, pues no tenemos tantas distracciones como antes. La pregunta es: ¿Qué estamos haciendo con tantas experiencias —no solo personales, sino familiares— este tiempo de cuarentena?

Hay ciertas cosas que este tiempo nos ha permitido vivir de una manera diferente, más profunda, más honda desde cada corazón:


”banner_academia”

1. Nos hemos hecho preguntas fundamentales

cuarentena, 4 cosas que esta cuarentena nos ha permitido vivir y valorar de una manera diferente

Los grandes teólogos y filósofos de nuestra historia son aquellos que supieron hacerse las preguntas fundamentales de nuestra vida, del mundo y finalmente, de Dios mismo. Personas que supieron hacer la pausa necesaria, y buscaron respuestas a esas preguntas.

Estoy seguro, que todos estamos haciéndonos en estos días, preguntas cómo: ¿Cuál es el sentido de mi vida?, ¿soy feliz de la manera como vivo?, ¿estoy preparado si me toca a mí la muerte? Lo único que quizá sea más importante que la vida misma, es ¿qué sentido le estamos dando a la vida?

2. Hemos podido salir de la superficialidad

cuarentena, 4 cosas que esta cuarentena nos ha permitido vivir y valorar de una manera diferente

La circunstancia actual, que nos lleva a comprender que la existencia va más allá del consumismo, materialismo, comodidades; o la «tranquilidad» de las seguridades que teníamos en el status socio económico, los carros y el barrio en qué vivimos. Así como las bondades que el dinero nos podía brindar, nos permite repensar cómo estamos utilizando esa libertad que tenemos.

¿Cómo estamos orientando nuestras vidas? Bueno, ahora es el momento para tomarse en serio nuestras opciones fundamentales de vida. Es momento de pensar si estamos siendo fieles a lo que nos dice la voz de Dios en la conciencia. Que esta cuarentena no se convierta en excusa, sino en oportunidad de descubrir nuevas cosas.

3. Valoramos mucho más el amor de familia

cuarentena, 4 cosas que esta cuarentena nos ha permitido vivir y valorar de una manera diferente

Lo que todos estamos experimentando en estas semanas de cuarentena es probablemente lo más importante de la vida: vínculos y relaciones familiares en su máximo esplendor. ¿Cómo cultivamos y hacemos crecer una buena relación en nuestra familia?

Estos días nos están —utilizando una figura para describir la realidad— obligando a crecer en ese amor con nuestra propia familia y si estamos solos, con nosotros mismos. El tiempo que siempre hemos reclamado para pasarlo con los hijos, y dedicarlo a nuestros cónyuges lo tenemos ahora. Por eso no hay que reclamar, sino más bien aprovechar la cuarentena hasta el último momento.

Cultivar o fortalecer el amor en nuestra familia en este tiempo es una oportunidad única. Y por supuesto, permitir que el amor de Dios sea el núcleo y fuente de donde brota el auténtico amor que necesitamos. Siempre me encantó una frase del santo JPII: «Familia que reza unida, permanece unida».

4. Recordamos la riqueza de mirarnos a los ojos

cuarentena, 4 cosas que esta cuarentena nos ha permitido vivir y valorar de una manera diferente

Es un tiempo especial y privilegiado para mirarnos a los ojos. Para hacernos una caricia, para abrazarnos de verdad. Para perdonar y pedir perdón. Para compartir esos temas o preocupaciones que hace tiempo acongojan el corazón, pero no hemos tenido oportunidad de compartir en una buena conversación.

En síntesis, podemos vivir un amor renovado, un amor que brota de nuestro encuentro con Cristo resucitado. Él es el amor que está por sobre todo el sufrimiento. Sabemos todos lo difícil del momento, pero ese amor de Cristo resucitado lo podemos vivir, sea cual sea nuestra circunstancia.

Ese amor de Cristo, si lo compartimos en familia, les aseguro… es el camino hacia la felicidad. Pero una felicidad real, encarnada, en medio del sufrimiento y las cruces que esta vida nos puede dar. El amor al que nos invita Cristo pasa por la Cruz… pero es un camino que nos asegura la gloria y la resurrección.

Este tiempo de cuarentena que vivimos nos marcará para siempre, haz que en medio de las dificultades o el dolor, valga la pena.

cuarentena, 4 cosas que esta cuarentena nos ha permitido vivir y valorar de una manera diferente