”banner_academia”

Ser de mal humor, o como comúnmente decimos «tener mal genio», es una cosa que a nadie le gusta. Nadie dice «qué día más maravilloso para estar de mal genio», sin embargo llegar a estarlo puede ser muy fácil, si no poseemos bien desarrollado el don de la paciencia (mi caso).

Me encontré con este video de «Casi Creativo» y me puse a pensar que son muchas, las cosas que en realidad nos pueden hacer pasar un mal día. Tener que levantarnos más temprano de lo normal, aguantar una reunión larga, tener exceso de trabajo, soportar un tráfico de pesadilla etc. Seguro tú tienes clarísimo qué situaciones son un detonante para explotar.


”banner_academia”

Chao mal genio, hola paciencia

Qué fácil es decirlo y qué complicado llevarlo a la práctica. Sobre todo cuando gozamos de un carácter bien fuerte. Lo que te recomiendo es que pienses en dos cosas. La primera es ¿qué gano con este condenado mal genio? y la segunda ¿existe alguna manera de solucionarlo? Antes de que pierdas por completo la compostura y le des rienda suelta a la amargura, pienso un poco en estos dos interrogantes.

Las cosas seguramente no se harán más rápido o se solucionaran mágicamente si te permites estar de mal genio. Y por otro lado, si alguien puede ayudarte con ese problemita que está a punto de hacerte volar la cabeza, no dudes en aceptar ayuda. Expresa lo que sientes, habla, pide auxilio, haz una pausa, sal a tomar aire, haz todo para que el mal genio no arruine tu día.

Adopta el minuto milagroso

Ahora, hay algo que sucede cuando nos tomamos este minuto milagroso. Cuando te pidan ese otro informe de última hora, cuando el clima cambie repentinamente y quedes empapado en un día «de sol», cuando te cancelen la cita que tanto habías esperado, recuerda: adopta el minuto milagroso.

60 segundos para pensar si ese mal genio que sientes emerger de tus entrañas te va poner todo más fácil. Piensa si tu mal humor va a acabar por completo con tu día, te va a hacer sentir mal durante un largo tiempo y de paso va a alejar a las personas que están a tu al rededor. Piensa de inmediato qué actividad puede ayudarte a recobrar la calma.

Cuando dejamos que el mal genio sea el pan de cada día, las personas ya no nos ven igual. Lo piensan dos veces antes de pedirnos algo o invitarnos a alguna parte. Ten muy presente la frase de este video: «Estar de mal humor es normal, vivir de mal humor, te hace mal».

Todos tenemos malos días y es completamente natural que algunas cosas nos molesten, pero no dejes que este estado de animo se convierta en tu peor característica. Además es un poco vergonzoso tener que volver a dar cara luego de una rabieta. Déjanos saber en los comentarios qué haces para no perder la calma y disminuir tu mal genio.😉

mal genio, ¿Cómo puedo dejar mi mal genio de una condenada vez?