Ya no rezo. Mi alma ya no es una contigo; y, sin embargo, cuando estoy sola en las calles, te hablo durante horas de mi anhelo por ti. ¡Qué íntimas son aquellas palabras, y, sin embargo, tan vacías porque me dejan lejos de ti – Ven, se mi luz.

Madre Teresa de Calcuta