La libertad del hombre no puede ser fracturada por lo Divino ni puede ser cancelada, pero sí puede llegar a ser “engañada”. El descenso de la gracia sobre el alma humana es un acto libre del Amor Divino, y no existe ningún límite para su propagación – De lo finito a lo eterno.

Santa Edith Stein