Un hombre que como ser físico voltea siempre hacia afuera pensando que su felicidad se encuentra afuera de él mismo, finalmente gira hacia adentro y descubre que la fuente está dentro de él.

Soren Kierkegaard